22 May 2017

Querida Comunidad,

Este miércoles pasado, hemos comenzado una vez mas el Tiempo Santo de la Cuaresma. Un tiempo privilegiado para despojarnos de nuestra vieja manera de ser, para progresar en nuestro camino hacia la santidad. El ayuno, la oración y la penitencia toman un especial realce en este tiempo para vivir mas intensamente los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

El Papa haciendo una reflexión, citando la carta de San Pablo a los Corintios, que dice: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor 8, 9), reflexiona así: “La pobreza de Cristo que nos enriquece consiste en el hecho de que se hizo carne, cargó con nuestras debilidades y nuestros pecados, comunicándonos la misericordia infinita de Dios. La pobreza de Cristo es la mayor riqueza: la riqueza de Jesús es su confianza ilimitada en Dios Padre, es encomendarse a Él en todo momento, buscando siempre y solamente su voluntad y su gloria. Es rico, como lo es un niño que se siente amado por sus padres y los ama, sin dudar ni un instante de su amor y su ternura”.

Espero que esta Cuaresma sea para todos una oportunidad de despojarnos de todo aquello que nos estorba en nuestro viaje hacia la Patria Eterna. A todos les deseo una Santa Cuaresma.

In Corde Christi,

Padre Arturo.